Aviso: este post va sobre arte. Mejor dicho, va sobre el sexo y el porno visto desde el arte, desde los ojos de 7 célebres artistas que son los creadores de los 7 cortometrajes que conforman Destricted. Datan del año 2006 y han sido proyectados en el festival de Sundance y en galerías de arte o museos como la Tate Gallery de Londres.

Marina Abramovic, Sam Taylor-Wood, Matthew Barney, Marco Brambilla, Richard Prince, Larry Clark y Gaspar Noé son los encargados de transportarnos en menos de los 12 minutos que dura cada corto a su propia visión del mundo del sexo. Se trata de una visión provocadora, a veces tanto que incluso llega a resultar  cómica o incomprensible para el espectador.

Balcan Erotic Epic es el corto de Marina Abramovic. En él nos habla de las costumbres del folclore balcánico que tienen que ver con lo sexual. Los hombres y mujeres balcánicos confiaban en que las energías eróticas provenían de las fuerzas superiores de los dioses, por eso realizaban determinadas ofrendas o actos dirigidos a preservar y activar esas energías.

La artista británica Sam Taylor-Wood nos presenta el cortometraje Death Valley. En él se nos presenta a un joven pajeándose en el Valle de la muerte, el punto más caliente del hemisfério Oeste. Así de simple.
Nos muestra un ejemplo del onanismo y la estimulación y exploración del propio cuerpo. Hemos leído en su web, que trata de hacer referencia al mito de Onás y la culpabilidad que el autoplacer erótico puede acarrear.

Podéis ver el corto haciéndo pinchando en la siguiente imagen

El tercer corto es, con creces, el más extraño de toda la serie. Se titula Hoist y es obra del artista estadounidense Matthew Barney. En él, se nos muestra a un hombre manteniendo relaciones sexuales con una extraña maquina situada en las entrañas de la tierra. Probablemente, el espectador no se percate de lo que ocurre hasta pasado más de la mitad del corto.

 

En Impaled, el fotógrafo y videoartista Larry Clark reflexiona acerca de quela gran mayoría de los individuos nacidos a partir de 1980 han tenido un fácil acceso a la pornografía y eso en cierto modo ha cambiado su forma de ver el sexo. En una serie de entrevistas, Larry consigue que un grupo de chicos comenten su visión del porno y sus fantasías eróticas delante de las cámaras. Finalmente elegirá a uno para que pueda convertir su fantasía en realidad.

Podéis acceder a un fragmento del corto pinchando en la siguiente imagen

En We fuck alone del franco-argentino Gaspar Noé, podemos observar a dos jóvenes, un chico y una chica, en sus respectivas habitaciones disfrutando de una noche de sexo… en solitario. Vemos cómo se maneja cada uno para alcanzar el placer: el chico con su muñeca hinchable, ella con su osito de peluche y mientra tanto: ambos están viendo la misma película porno en la televisión.

 

Pinchando en la siguiente imagen podréis ver también este corto entero

 

House Call de Richard Prince es una re-grabación de un trozo de película porno de antes de que el porno se hiciese mainstream, es decir, antes de la llegada de internet. La grabación se hace directamente enfocando la cámara a la televisión.

Podéis accereder al vídeo pinchando en la imagen siguiente

El último cortometraje contenido en Destricted es Sync del alemán Marco Brambilla. En él nos muestra una escena erótica formada por una secuencia de instantáneas y pequeños trozos de varias películas porno creando así un nuevo baile de imágenes y una coreografía a través de la cual podemos llegar a discurrir que todas las películas porno mainstream son la misma, o por lo menos que tienen demasiadas cosas en común.

Aquí tenéis el vídeo en cuestión:

En resumen, si lo que buscáis son películas eróticas 100% con estos 7 cortos no lo vais a encontrar, o por lo menos solo en algunos de ellos, los más explícitos. En cambio, si queréis acercaros al sexo a través del arte esta es una buena oportunidad para empezar.