Todos nos hemos creído alguna vez estrellas del porno. En esos momentos de sexo desenfrenado nos vemos capaces de posturas dignas de los mismísimos Reyes Magos. Lo malo es que a veces el ímpetu se ve frenado por la ley de la gravedad, y no solo la atmosférica, y nos hace volver a maneras más habituales. Para acrobacias las de los profesionales del género que nos pueden deleitar con maravillas como las que siguen. (Pincha en las imágenes de abajo)

Dibujo 11