Hoy nuestro post va dedicado al squirting o eyaculación femenina. Muchos son los tabúes alrededor de este fenómeno del que no todas hablan; pero muchas saben que existe. Intentaremos daros unas cuantas pautas para conocerlo y poder llegar a conseguirlo.

Antes de pasar a la acción, es imprescindible que os presentemos a las glándulas de Skene. Según la wikipedia: Las glándulas de Skene, también llamadas glándulas uretralesparauretralesglándulas vestibulares menores,punto U y próstata femenina son glándulas situadas en la pared anterior de la vagina, alrededor del extremo inferior por la parte anterior de la uretra, que desembocan en el vestíbulo. Estas glándulas están rodeadas de tejido, que incluye la parte del clítoris que llega hasta el interior de la vagina, el cual aumenta su irrigación sanguínea durante la excitación sexual.

Podéis localizarlas en el siguiente gráfico:

Las glándulas de Skene, además de ser homólogas a la próstata masculina, están relacionadas con la eyaculación femenina, ya que éstas producen y se llenan de un líquido que finalmente expulsan durante el orgasmo.

Antes de seguir, resolveremos la primera duda: el líquido que producen estas glándulas no es orina. Por lo tanto, al realizar el squirting lo normal es que el líquido que expulse la mujer tampoco lo sea.

La eyaculación femenina se refiere a la expulsión de una cantidad variable de líquido no blanco a través de la uretra durante el orgasmos. El líquido expulsado se reporta como: Un líquido claro o lechoso que surge de la vagina (a veces con fuerza), tiene una composición semejante al líquido generado en los hombres por la glándula de la próstata, y es segregado por las glándulas de Skene o por la glándula parauretral ( equivalentes fisiológicos a la próstata masculina).

Algunas mujeres han reportado que la estimulación oral en el área alrededor de la uretra, particularmente en las glándula de Skene producen una sensación placentera con la que alcanzan el orgasmo, por esto se suelen llamar como el «punto U»

Dependiendo de cada mujer la eyaculación puede ser más fuerte, generando más o menos líquido, ya que en las glándulas de Skene, donde se genera el líquido, varian en tamaño de una mujer a otra. Lo que es más difícil que ocurra es que el líquido salga a propulsión, aunque también existen casos.

Además, otra de las cuestiones importantes es que aunque la mujer eyacule esto no significa que haya conseguido llegar al orgasmo. Se puede producir la eyaculación y seguir con la estimulación hasta el orgasmo, o bien en el proceso de eyaculación se puede llegar igualmente al orgasmo, produciéndose una sensación de más placer si cabe.

Ahora que ya conocemos un poco más acerca del squirting, ha llegado la hora de saber cómo podemos llegar a conseguirlo.

Existen ciertas posiciones que favorecen la eyaculación femenina, ya que lograremos estimular mejor esta zona vaginal. Sobra decir que para conseguirlo, debemos de estar bien excitadas y lubricadas y que lo más normal es que no sea a través de la penetración, sino de un gran trabajo manual. La postura más común es en cuclillas, con las nalgas apoyadas en los talones y dejando caer el cuerpo ligeramente hacia atrás.

Captura de pantalla 2013-03-02 a las 20.43.12

Foto de Carolina Abril practicando el squirt (vía twitter: @Carolina_Abril_)

Algunos pasos que os llevarán a conseguir ser squirters: (vía Elsy Reyes)

1.    Localiza el Punto G y estimúlalo correctamente:
La gran mayoría de las mujeres vírgenes y no, tienen entumido el punto G por falta de estimulación. Esa es la causa de que sólo unas cuantas (que son biológicamente sensibles de esta zona) eyaculen.

Coloca una muy buena cantidad de lubricante con base de agua en tus dedos. Comienza por estimular el clítoris por fuera, éste se llenará de sangre y pondrá erecto y por ende el Punto G será más palpable. Introduce el dedo medio con la palma de la mano viendo hacia el ombligo, no busques demasiado adentro, está a unos centímetros de la entrada vaginal, hacia arriba, exactamente detrás del hueso púbico. Mueve el dedo hacia el frente y siente una zona rugosa, acanalada, como una nuez. Al presionarlo sientes la dureza del hueso que está más adelante. La sensación es parecida a la de ganas de orinar.

2.    Masajea
Para entrar al Squirt Room hay que ejercitar el Punto G de manera frecuente. Mueve el dedo de manera circular, presionando un poco, da toques rápidos, detente y empuja ligera y extensamente. Estás entrenándolo, sensibilizándolo.
Esto hará que se hinche más y más, la sensación de inicio puede ser extraña pero dale unos minutos y se abrirán las puertas del Nirvana. Es posible que llegues al orgasmo sin eyacular.

3.    El ‘bautizo’
Aprender a eyacular requiere preparación, movimientos básicos, cadencia, ritmo y duraciones.
Esta es una combinación de técnicas personales con las de Alice K. Ladas, terapeuta sexual e investigadora; Annie Sprinkle estrella porno; y Deborah Sundahl, la gurú de la eyaculación, cuyos cursos y libros han llevado a la emanación del torrente femenino a miles.

  • Siéntate de cuclillas, con las nalgas sobre las rodillas en una superficie cómoda (y que puedas lavar), aplica los masajes anteriores al Punto G, insiste hasta que percibas con claridad que su tamaño ha aumentado; siente que todo lo que rodea es esponjoso. Ahora, combínalos con Kegels, o sea contrae intermitentemente los músculos pubococcígeos o PC (mismos que sostienes cuando aguantas la orina). Irás activando el nervio pélvico, responsable del orgasmo por Punto G (cuando el orgasmo proviene del clítoris, el nervio pudendo es quien responde y a eso vienen las contracciones y la lubricación abundante en la vagina, y no hay eyaculación vía uretra).
  • Continúa, frota el punto G, rota el dedo, presiona y conforme te excites, recuéstate sin dejar de estimular, levanta las caderas presionando las nalgas. Sigue y repite los movimientos.
  • Ahora, saca el dedo con rapidez y puja (o pídele que puje). ¡Puja!, contrae las nalgas con la cadera elevada y presiona por fuera haciendo círculos con la mano sobre los labios mayores que casi cubren el clítoris. Si sientes que la sensación inminente se escapa, repite. Concéntrate en sentir, va a venir, va a llegar.
  • Y ¡voilá! Surge la marea.
  • *Si no sucede a la primera, no te angusties, repite el proceso esa y otras ocasiones; es cuestión de entrenamiento. Tus músculos PC deben estar débiles y tu Punto G sigue dormido. Ejercita y estimula.

Chicas, si a partir de vuestra propia exploración y práctica no conseguís llegar a eyacular, no os desesperéis. Hemos encontrado en la red este vídeo de un experto que quizás os ayude. Basta con que pinchéis en la imagen para poder verlo.

Captura de pantalla 2013-03-02 a las 21.13.41

Otro tutorial sobre squirting:

Captura de pantalla 2013-03-02 a las 22.05.12

Os dejamos un link a la web seehersquirt. De lo poco que hemos visto nos ha parecido bastante fake (muy habitual con esta práctica); pero judgarlo vosotros mismos